​Para algunos casos la conciliación es un pre-requisito de procedibilidad para acceder a la justicia ordinaria, es decir que, se debe agotar este trámite antes de presentar una demanda. Esta exigencia es aplicable a conflictos relacionados con las jurisdicciones civil, de familia y contencioso administrativa.