El comprador deberá exigir la garantía de un bien comprado en el exterior a los representantes que la empresa tenga en el país, sin embargo, en caso de que no haya ninguno, el importador que es la persona que introdujo el producto en el país deberá responder por la garantía.​​