​​Existen 2 tipos de garantías: la legal y la suplementaria. 

La garantía legal es la que debe generar todo fabricante, productor, vendedor, entre otros de responder por el producto o servicio, la cual deberá cubrir, reparación, cambio o devolución del dinero dependiendo de cada caso. 

En caso de que la garantía legal no tenga un término dado por el vendedor esta será de un año el cual empieza a correr a partir de la entrega del producto o servicio y se acabará con el tiempo o cuando se haga efectiva la garantía.

 La garantía suplementaria es una garantía adicional que se le ofrece al comprador del servicio o producto para mejorar o extender las opciones de garantía como, por ejemplo, reparaciones ilimitadas o cubrimiento por un término más amplio, sin embargo, en este caso, se puede generar un cobro adicional por parte del vendedor. 

Deberá tener en cuenta que la garantía suplementaria la podrá prestar cualquier persona que cuente con los instrumentos necesarios para cumplir a cabalidad la garantía que se ofrece.